¿Qué es y por qué se produce el síndrome “Text Neck” o “Cuello de Texto”?

Hoy en día, es muy frecuente que personas de todas las edades hagamos un uso casi diario de teléfonos móviles y actividades en el ordenador. Por lo que, a lo largo de nuestra vida pasamos mucho tiempo mirando hacia abajo con el dispositivo en la mano, o mirando hacia enfrente en la pantalla del ordenador.

Si utiliza frecuentemente estos dispositivos o el ordenador, puede notar tensión o dolor en el cuello mientras lo está usando ¿Pero por qué sucede esto? Existe un término que describe bien este síndrome, el llamado “Text Neck” o “Cuello de Texto” que sucede por mirar durante un largo periodo de tiempo la pantalla de la tablet o el móvil, en posiciones incorrectas.

Se produce cuando el cuello permanece durante largas horas, en una posición flexionada y ligeramente hacia delante, mientras estamos navegando por internet, escribiendo mensajes o usando nuestro dispositivo.

Por tanto, si nota que comienza con dolor de cuello cada vez que utiliza o tiene alguno de estos dispositivos en la mano, y nota que a medida que lo utiliza más va a peor, puede ser que tenga el síndrome “Text Neck”.

Causas del Cuello de Texto o Text Neck

El “Cuello de Texto” o “Text Neck” se origina debido a la posición mantenida del cuello flexionado hacia delante y mirando hacia abajo mientras usa su dispositivo. Normalmente, las lesiones se producen cuando el ángulo de flexión permanece hacia adelante en 60º de flexión o más durante largos periodos de tiempo. Esta postura mantenida durante muchas horas, puede causar aumento de presión en los discos intervertebrales, lo cual puede conducir a problemas de protusiones o hernias de disco cervical, y dolor y tensión a nivel del cuello.

Los síntomas más comunes del “Cuello de Texto” suelen ser:

  • Dolor en el cuello.
  • Dolor con sensación de irradiación hacia un lado del cuello, escápula o brazo.
  • Entumecimiento o sensación de hormigueo en el brazo, la mano o los dedos.
  • Sensación de debilidad en el brazo o la mano.
  • Rigidez o dificultad de movimiento al levantar la cabeza hacia arriba después de mirar hacia abajo durante periodos largos de tiempo.

Tratamiento de fisioterapia del “Cuello de Texto”

Si ha notado varios o algunos de los síntomas anteriores al usar su dispositivo, los fisioterapeutas actuamos ofreciendo el tratamiento adecuado para disminuir el dolor del cuello y mejorar la movilidad. Normalmente, valoraremos el rango de movimiento del cuello, la fuerza y sensación del brazo, y su postura corporal. Con esta valoración y viendo los síntomas que presenta intentaremos ofrecerle el mejor tratamiento según su condición específica. Los tratamientos más comunes incluyen:

  • Corrección postural: El “Cuello de Texto” o “Text Neck” es causado por el mantenimiento del cuello en una posición flexionada hacia delante, el fisioterapeuta le ayudará a mantener la postura correcta. Esto puede ayudar a aliviar tensión en el cuello, minimizando la sensación de dolor y la presión en los discos.
  • Modificar otros factores que pueden ser perjudiciales: Mantener la postura correcta en otras situaciones de la vida diaria es fundamental para evitar problemas de cuello.
  • Ejercicios de control postural: Mantener el cuello en una posición de flexión y hacia delante, es una de las causas por la cual, se produce el “Text Neck” por lo que su fisioterapeuta le recomendará los ejercicios más adecuados para contrarrestar el aumento de presión y tensión que esto provoca. Entre los ejercicios se incluye:
    • Ejercicios de corrección postural a nivel cuello y cabeza.
    • Ejercicios de estabilización escapular.
    • Ejercicios a nivel de los extensores de la columna.
    • Ejercicios de control abdominal y lumbar.
  • Tratamiento de fisioterapia mediante electroterapia y terapia manual.

photo

Consejos básicos para evitar el “Cuello de Texto”

Por último, añado una serie de consejos que pueden ayudar a evitar este síndrome:

  • Realizar de forma regular ejercicios que ayuden a mantener la higiene postural correcta.
  • Disminuir el tiempo de uso de estos dispositivos.
  • Realizar descansos pautados, recuperando la postura natural de la cabeza para aliviar tensión y evitar la presión a nivel discal.
  • Intentar no flexionar de forma extrema la cabeza mirando hacia abajo, y en lugar de ello elevar el dispositivo a la altura de los ojos manteniendo la posición de la cabeza de forma correcta. De esta forma, evitaremos el exceso de presión a nivel del cuello.
  • Si nota que las molestias no disminuyen, consultar con su médico, o fisioterapeuta de confianza para que pueda ayudarle a evitar este problema, realizando la terapia que necesite en su caso en concreto.

 

Autora del blog de BuenaPostura. Diplomada en Fisioterapia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Pin It en Pinterest