Consejos para elegir colchón si tenemos problemas de espalda

A día de hoy todavía no hay estudios concluyentes que nos ayuden a saber cual es la mejor opción en cuanto a la elección de un colchón para las personas que tienen problemas de espalda. Normalmente, todos los expertos en el ámbito de la salud dicen que la elección de un colchón depende mucho de aquel que nos haga sentir más cómodos. No obstante, a continuación hay una serie de consejos que nos pueden ayudar a hacer más fácil nuestra elección.

Hasta el momento los estudios publicados hacen referencia a un colchón de firmeza media para reducir el dolor de espalda. En una revista científica de UK “The Lancet” se realizó un estudio en el cual se evaluó a 313 personas con problemas de espalda, mientras estaban en la cama y al levantarse. Colocaron aleatoriamente a los participantes en un colchón firme, y otro de firmeza media  y después de 90 evaluaron la reducción del dolor y la disminución de la rigidez. El colchón de firmeza media resultó ser el que hizo que los pacientes disminuyeran significativamente el dolor de espalda y la rigidez en comparación con los pacientes del grupo del colchón firme.

Esta es la conclusión a la que llegaron los investigadores:

1.Hay que tener en cuenta que problemas de espalda tiene

– Por ejemplo, los problemas relacionados con síntomas de estenosis espinal tienden a presentarse cuando estamos de pie y al caminar, pero no cuando se está acostado. Por esta razón, la cuestión de la firmeza del colchón no es un gran problema en las personas con esta patología. Si éste es tu caso, elige el colchón que te haga sentir más cómodo.

– Si tiene problemas de desgaste, o afectación a nivel del disco, es más recomendable elegir un colchón que permita más apoyo, es decir un colchón con más firmeza.

– No obstante, si se trata de un paciente que se ha sometido a múltiples cirugías de espalda, es más recomendable usar un colchón más suave. Después de varias cirugías el tejido se altera y tiende a producirse más adherencias y rigidez, por lo que un colchón suave resulta generalmente más cómodo.

2. ¿ Cuántos años tiene su colchón?

Un estudio publicado en “Journal Therapeutics” compara la calidad del sueño en pacientes que duermen en su colchón  y otros que usan un colchón nuevo adecuado a sus problemas. En este caso, la comparación dio como resultado que: los pacientes que usaban el colchón nuevo y más adecuado para su espalda referían disminución de su dolor de espalda.

Por regla general, se aconseja renovar nuestro colchón  entre los  8 a 10 años siempre y cuando no notemos signos evidentes de desgaste o malformación, en cuyo caso se debería cambiar a la mayor brevedad para evitar posibles problemas de salud y mejorar nuestra calidad del sueño.
Durante el transcurso de los años va  perdiendo efectividad, con lo que al final el mal estado repercute en nuestro descanso.Para evitar que el plazo en el que debemos de sustituir nuestro colchón se acorte, debemos conseguir que el desgaste sea progresivo y homogéneo, siguiendo unas pautas básicas de mantenimiento como es girarlo de posición cada tres meses.

3. Su posición para dormir

 

columna

Según la posición en la que duerma habitualmente deberemos adaptar nuestro tipo de colchón:

  • Personas que duermen de lado o en posición fetal 

En esta posición se tiende a ejercer más presión sobre las caderas y los hombros. En está posición se aconseja un colchón de firmeza media a ser posible de un material que se adapte al cuerpo, sobre todo a nivel de la zona torácica y lumbar de la columna.

  • Personas que duermen boca abajo

Aunque no es una posición recomendable para dormir, de hecho nos hace susceptibles de padecer muchas lesiones a nivel de la espalda. En personas que tienen éste hábito perjudicial se recomienda, no usar un colchón demasiado blando, pues hace que la zona abdominal tienda a hundirse provocando un aumento a nivel de la curvatura lumbar. Por tanto, si este es su caso lo recomendable es un colchón de firmeza media-alta.

  • Personas que duermen boca arriba

En este caso, lo recomendable para ayudar una mantener una postura correcta, es colocar una pequeña almohada debajo de las rodilla y en la zona lumbar baja que haga de soporte en la zona. El hecho de emplear un pequeño soporte en estas zonas hace que mejoremos la posición y tengamos más sensación de comodidad. En cuanto al colchón, se recomienda al igual que en la posición fetal emplear un colchón de firmeza media.

Estos son consejos básicos que podemos usar para orientarnos sobre qué tipo de colchón elegir. No obstante, si tiene problemas de espalda consulte con el profesional de la salud que le este atendiendo para que le pueda recomendar más específicamente que debe elegir, además de eso debe basar su elección final en la sensación de comodidad que tenga al probar el colchón.

Autora del blog de BuenaPostura. Diplomada en Fisioterapia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Pin It en Pinterest