Bruxismo: ¿Qué es?, consejos y ejercicios para mejorarlo

En esta entrada vamos a tratar de informar sobre el bruxismo un problema de la articulación temporo-mandibular que cada vez tiene mayor prevalencia. Normalmente vamos a notar sensación de presión en los dientes o “rechinar”. A continuación vamos a explicar en que consiste esta patología,  y vamos a dar unos sencillos consejos y ejercicios para que podáis aplicarlos diariamente con el objetivo de aliviar las molestias que ocasiona.

Normalmente las personas que padecen bruxismo se suelen despertar con sensación de cansancio en la musculatura de la boca, cara o cuello y dolor en la región de la mandíbula y los dientes.  Además se asocia a estos síntomas:

atm1

  • Ansiedad, tensión y estrés.
  • Dolor de oidos y sensación de zumbido en ellos (debido en parte a que las estructuras de la articulación temporomandibular están muy cerca del conducto auditivo externo)
  • Desgaste de las piezas dentarias
  • Dolor de cabeza
  • Restricción y/o limitación el movimiento de apertura de la boca o asimetría en el movimiento de la mandíbula al abrir la boca (en ocasiones puede ser perceptible un chasquido en la ATM).
  • Rechinar de dientes o alguien te lo ha notado cuando duermes.

    ¿Qué es el bruxismo?

    Es el hábito de apretar o rechinar los dientes, con distintos grados de intensidad y generalmente de forma inconsciente, produciéndose esta disfunción de la ATM con mayor frecuencia durante el descanso nocturno.Normalmente, no existen causas específicas, pero el estrés y la ansiedad contribuyen a incrementar considerablemente su aparición e intensidad. Por otro lado, existen varias teorías que tratan de explicar el origen de esta patología (desde causas oclusales, a neurológicas y psicológicas), siendo preciso tener en cuenta varios factores:

  • Trauma Oclusal
  • Estrés y/o ansiedad.
  • Trastornos de personalidad.
  • Tipo de dentadura y oclusión.
  • Posición del cuello durante el sueño.

         Consejos y ejercicios para el bruxismo

Efectuar algún ejercicios físico, ya que el ejercicio físico ayuda a disminuir el estrés e interviene en la mejora de la tensión muscular. Ejercicios como natación, pilates o yoga pueden ser recomendados para mejorar esta patología.

  1. Existe un truco para relajar la mandíbula cuando uno es consciente que está apretando la mandíbula, se debe colocar la punta de la lengua en el paladar, justo detrás de los dientes, así podremos relajar la mandíbula al percibir esa sensación de tensión.
  2. Practicar la respiración diafragmática ( respiración con el abdomen) regularmente, y especialmente un rato antes de irnos a la cama, puesto que este tipo de respiración ayuda a favorecer la relajación.
  3. Evitar hábitos perjudiciales para la ATM como morderse las uñas , masticar chicle, comer pipas o frutos secos excesivamente duros, etcétera … Evita el alcohol, café o té  3 horas antes de dormir, así como comidas copiosas.
  4. Realizar masajes periódicamente sobre la musculatura de la cara anterior del cuello, presionar y soltar los músculos digástricos en la parte inferior de la barbilla, masajear la parte posterior de la nuca, así como efectuar estiramientos de la musculatura del cuello diariamente. Para ello consulta con tu fisioterapeuta de confianza que te podrá guiar sobre como realizarlo.

descarga

También antes de dormir se pueden realizar unos sencillos ejercicios para disminuir la tensión de esta musculatura:

  • Con las yemas de los dedos masajear circularmente, de forma suave y lenta la musculatura situada por encima del ángulo de la mandíbula.
  • Con las yemas de los dedos índice, corazón y anular, realizar una suave presión en la misma musculatura, situada aproximadamente un dedo por debajo del hueso del pómulo. Si se notan zonas de mayor tensión o especialmente dolorosas al tacto, presionar sobre ellas muy suavemente.
  • El mismo ejercicio anterior, solo que se colocan los dedos índice y corazón por debajo de la sien, ligeramente más arriba del hueso del pómulo. También puede realizarse esta maniobra sobre la oreja, en el músculo temporal.
  • Colocar los índices sobre los molares inferiores. La boca se debe mantener ligeramente entreabierta, de forma cómoda y relajada. Se realiza una contracción suave de 3 a 5 segundos intentando cerrar la boca mientras los índices resisten la contracción. Cuando cesa la contracción, con los índices se empuja suavemente el maxilar inferior hacia los pies. Mantener unos 30 segundos o más, o hasta que se note la relajación completa de la mandíbula.

Con estos sencillos trucos podremos mejorar este molesto problema. Siempre debemos tener en cuenta que antes de aplicar cualquier tratamiento o técnica debemos consultar con nuestro profesional sanitario de confianza que nos pueda ayudar más específicamente sobre nuestro caso.

Autora del blog de BuenaPostura. Diplomada en Fisioterapia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Pin It en Pinterest